¡¡Desterrad la sal de vuestra cocina!!

En serio. Os habla alguien que nació con una pizca de sal bajo los deditos.

Vale, no quiere decir que no volváis a ver la sal en vuestra vida, a veces, viene bien.

Pero también hace falta saber que nos solemos pasar con la sal: normalmente, lo recomendado es una pizquita muy pequeñita al día. Realidad: ¿pizquita?

Empezando por el pan por la mañana y acabando por las pastillas de caldo de pollo o de verduras, con los precocinados, las salsas, el tomate frito y, en definitiva, cualquier producto que haya sido alterado: la sal está por todas partes. Y lo más recomendado es comer sólo una pizca, tan pequeña como un guisante, y poquísimas veces se cumple.

Además, existe un mundo maravilloso de sabores más allá del salado: las especias o, por qué no decirlo, el sabor de los propios alimentos (ejem ejem, de aquéllos que no son transgénicos… pero ¡todavía quedan algunos!). Por no decir que muchos de ellos son beneficiosos para la salud, como el perejil o el ajo.

Sé que es un paso complicado, sé que es lo que hemos hecho toda la vida, sé que está tan rica… Pero mejorará tanto nuestra salud como nuestra cocina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: