Archive for ‘Cocina’

2 de octubre de 2012

¡¡Desterrad la sal de vuestra cocina!!

En serio. Os habla alguien que nació con una pizca de sal bajo los deditos.

Vale, no quiere decir que no volváis a ver la sal en vuestra vida, a veces, viene bien.

Pero también hace falta saber que nos solemos pasar con la sal: normalmente, lo recomendado es una pizquita muy pequeñita al día. Realidad: ¿pizquita?

Empezando por el pan por la mañana y acabando por las pastillas de caldo de pollo o de verduras, con los precocinados, las salsas, el tomate frito y, en definitiva, cualquier producto que haya sido alterado: la sal está por todas partes. Y lo más recomendado es comer sólo una pizca, tan pequeña como un guisante, y poquísimas veces se cumple.

Además, existe un mundo maravilloso de sabores más allá del salado: las especias o, por qué no decirlo, el sabor de los propios alimentos (ejem ejem, de aquéllos que no son transgénicos… pero ¡todavía quedan algunos!). Por no decir que muchos de ellos son beneficiosos para la salud, como el perejil o el ajo.

Sé que es un paso complicado, sé que es lo que hemos hecho toda la vida, sé que está tan rica… Pero mejorará tanto nuestra salud como nuestra cocina.

Anuncios
2 de octubre de 2012

Humus con espinacas

Deliciosamente delicioso. Para quienes no sepáis qué es el humus, se trata de un puré de garbanzos, o sea, garbanzos machacados, y que se puede acompañar –o mezclar– con lo que uno quiera. En mi caso, comencé añadiendo añadiendo, y al final he conseguido una receta riquísima y sana.

Ingredientes para una persona, un single, o un raruno que nadie en su casa quiere compartir este puré raro:

  • Garbanzos. En mi caso, compro los garbanzos en latas y están ya preparados, por lo que la cantidad es la mitad de esas latas.
  • Espinacas. Sirven tanto congeladas y, posteriormente hervidas, o frescas fresquísimas y podéis echarle la cantidad que queráis.
  • Zumo de un limón.
  • 4 aceitunas negras.
  • Guisantes. En proporción, serán 1/4 respecto a la cantidad de garbanzos o, para los más prácticos, una latita pequeña.
  • Una pizca de perejil.

Tiempo:

Un suspiro

Procedimiento:

Más sencillo que atar una cuerda a un palo, tan sencillo como tener una batidora y batir todos los ingredientes.

A parte de ser un plato sano en el que se incorporan casi todos los elementos que debe tener una comida, está riquísimo. Honestamente.